Table ronde agronomie SIMA 2019

PENSAR HOY EN LOS SISTEMAS DE CULTIVO DEL MANANA

Domingo 24 de febrero, de 10:30 a 12:30. Pabellón 4 - entrepiso. Propuesto por AXEMA y SIMA, organizado con la asistencia del INRA.

La producción de cultivos se enfrenta a los objetivos de aumentar el rendimiento de la producción y reducir el impacto medioambiental. Estos son los principales desafíos para los sistemas de cultivo del mañana.

Se pueden considerar varios enfoques originales para cambiar hábitos y prácticas. En primer lugar, se trata de imaginar cómo aumentar la relación equivalente de la tierra (LER) más allá de las posibilidades que ofrecen los cultivos asociados (mejor aprovechamiento de los diferentes horizontes) y los cultivos intermedios (ocupación del suelo durante más tiempo) para aumentar este criterio. Por último, la segunda vía se refiere a la finalización de los ciclos de los elementos fertilizantes y, en particular, del nitrógeno. El nitrógeno reactivo es un elemento esencial para la alimentación humana y animal, en forma de proteínas, y para el crecimiento de las plantas en forma de amonio o nitratos. Por otra parte, también es un contaminante del agua cuando los nitratos son excesivos o un potente gas de efecto invernadero en forma de óxido nitroso. Por lo tanto, es esencial garantizar mejor que se complete el ciclo.

Cultivos asociados... seleccion y asociacion de las especies y varedades adecuadas

En los rodales mono-específicos que constituyen la mayoría de los ecosistemas cultivados, las plantas compiten por los recursos abióticos porque explotan los mismos nichos ecológicos. Por otro lado, en los stands multi-específicos, se han identificado dos procesos principales para explicar el mejor desempeño de estos sistemas, a saber, la complementariedad de nichos y la facilitación. Las interacciones entre especies se producen tanto a nivel aéreo para la interceptación de la radiación como a nivel radicular para el muestreo de agua y nutrientes. la partición espacial de un recurso edáfico entre dos especies asociadas se produce cuando estas últimas tienen diferentes tasas y profundidades de enraizamiento.
Lo mismo se aplica al uso de la luz cuando las especies asociadas tienen arquitecturas complementarias y/o dinámicas de crecimiento. La complementariedad de nicho a nivel biogeoquímico se aplica típicamente a los casos de asociaciones entre una leguminosa y una especie no fijadora de nitrógeno; está relacionada con la capacidad de la leguminosa para fijar nitrógeno en el aire. Esta complementariedad es tanto mayor cuanto que las especies se cultivan en una situación de baja disponibilidad de insumos de nitrógeno.

Así, en estas situaciones, los cultivos asociados han mostrado un mejor rendimiento en términos de producción y rendimiento de biomasa, pero también en términos de estado del nitrógeno y del contenido de proteínas finas del cereal. La facilitación ocurre cuando una especie puede movilizar una reserva inicialmente no disponible en el suelo a través de procesos rizosféricos generados por la otra especie, como se ha demostrado recientemente en el caso del fósforo.

Cultivos intermedios... Una palanca eficaz!

El concepto de cultivo intermedio evolucionó claramente, dependiendo del servicio que se buscara, desde el concepto de cultivo intermedio de abono verde para cultivos intermedios con trampa de nitratos (cipan, por sus siglas en inglés) en los años 70 a 90, hasta el concepto de cultivos intermedios multiservicios (cims, por sus siglas en inglés) en la actualidad. Estos cims se utilizan para producir servicios de los ecosistemas en períodos de interculturalidad. Son cultivos que no se cosechan, se entierran o se dejan en la superficie del suelo. Los CIMS permiten producir simultáneamente diferentes servicios eco-sistémicos, con diferentes grados de eficiencia en función de la especie o mezcla de especies sembradas, su método de gestión, la situación edafoclimática y la sucesión de cultivos comerciales en los que se insertan.
Los servicios producidos se refieren a la gestión del nitrógeno (efecto trampa de nitratos), la protección física del suelo, el almacenamiento de carbono, la reducción de los bio-agresores (malezas, patógenos), la polinización y la estética del paisaje.
El paquete de servicios que puede ser producido por el cims y la posible compensación entre los servicios producidos deben ser definidos explícitamente para elegir la especie correcta o diseñar el conjunto de especies a ser implementadas. Un gran número de familias botánicas pueden ser utilizadas como cims (crucíferas, gramíneas, leguminosas, compuestas, otras familias).

Sin embargo, es aconsejable elegir especies que no alberguen enfermedades y plagas de los principales cultivos, con el fin de limitar cualquier efecto negativo (des-servicios). Además, para maximizar los servicios eco-sistémicos proporcionados por las especies mixtas, es necesario que la asociación permita una buena complementariedad entre el desarrollo y el crecimiento. Así, el CIMS, con especies bien escogidas y gestionadas con rutas técnicas adaptadas, puede ser una palanca eficaz para la ecologización de los sistemas de cultivo franceses, sin necesidad de transformar radicalmente el sistema o el nivel de labranza.

Completar los ciclos de los elementos fertilizantes

La agricultura y la ganadería afectan a los ciclos del carbono y del nitrógeno que sustentan la producción agrícola y ganadera. La apertura excesiva de estos ciclos conduce a la pérdida y al despilfarro de nutrientes, materia orgánica y energía del suelo, así como a problemas de contaminación del agua y del aire y a emisiones de gases de efecto invernadero.
El cierre del ciclo puede garantizarse mejor mediante la presencia de leguminosas en cultivos puros o combinados, mediante interacciones a nivel de la explotación o del territorio entre la producción agrícola y la ganadera y, por último, mediante la mejora de la vida biológica del suelo y el aumento del contenido de materia orgánica. Al igual que con el LER, un indicador del nivel de looping y de los impactos ambientales ayuda a mejorar la gestión de las operaciones agrícolas.

La presencia de leguminosas en cultivos puros o combinados

La presencia de leguminosas, ya sea en cultivos puros o combinados en sucesiones de cultivos, es posible tanto como cultivo principal como intermedio. En ambas situaciones, las leguminosas permiten asegurar la producción de biomasa con un uso limitado o nulo de fertilizantes nitrogenados sintéticos (amonitrato). La introducción de estos productos contribuye a una mejora significativa del balance de nitrógeno en la producción, ya que la producción de proteínas vegetales se basa en la fijación simbiótica del nitrógeno. No hay lixiviación de nitrógeno bajo el cultivo, ya que la fijación del nitrógeno se ajusta a las necesidades de las leguminosas y si hay cultivos no leguminosos en el dosel, su crecimiento se basará en el nitrógeno de la mineralización del nitrógeno del suelo. Además, mientras que la adición de fertilizantes nitrogenados va acompañada de emisiones de óxido nitroso, la fijación simbiótica por parte de las leguminosas no produce este potente gas de efecto invernadero. Así, a través de estos diferentes mecanismos, la presencia de leguminosas mejora significativamente el cierre del ciclo del nitrógeno.

Interacciones entre la produccion agricola y la ganadera

La coexistencia e interacción entre el cultivo y el ganado, dentro de la misma finca o en un territorio, es una de las formas de aumentar el desempeño ambiental de la producción agrícola e implementar una verdadera transición agroecológica.
Las interacciones entre los tres componentes de los sistemas mixtos (cultivos, prados y animales) son esenciales: simple coexistencia de talleres, complementariedad, sinergia dentro de la misma explotación, sinergia dentro de un territorio.
Conducen a innovaciones que tienen como objetivo la diversificación de las rotaciones de cultivos, la valorización de las zonas semi-naturales o la optimización de los intercultivos.
Los numerosos experimentos realizados han confirmado que la integración física y la complementariedad entre cultivos y animales son esenciales para mejorar el rendimiento medioambiental de la explotación y reducir las pérdidas de nitrógeno.

Mejora de la vida biologica del suelo aumento del contenido de materia organica

Los pastizales participan en la regulación de los ciclos biogeoquímicos, en particular la acumulación de materia orgánica en los suelos, el secuestro de C atmosférico (proceso correspondiente al almacenamiento de carbono en el sistema suelo-planta para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero responsables del cambio climático) y la mitigación de los riesgos del transporte de nitrógeno a los hidrosistemas. El progreso en el conocimiento de las funciones y flujos de la materia orgánica bajo los prados es esencial para fortalecer su papel ambiental. Los diferentes métodos de gestión antropogénica aplicados a los prados afectan a la dinámica de la materia orgánica del suelo (SOM) y, por lo tanto, afectan a los ciclos biogeoquímicos del carbono y el nitrógeno.

Fuentes : INRA - Demeter 2017 - Innovations Agronomiques - Fourrages

Mesa Redonda

Pensar hoy en los sistemas de cultivo del mañana
Pabellón 4 - entrepiso
Domingo 24 de febrero, de 10:30 a 12:30.

Registro gratuita pero obligatorio

Registrarse